¿Cuáles serán las energías del futuro?

Carro Energía Solar

Desde hace unos años, el sector energético se encuentra en una etapa de transición, en donde la generación eléctrica por medio de la quema de combustibles fósiles está paulatinamente disminuyendo, ya que inversionistas y diversas industrias eléctricas a nivel global están apostando por las energías del futuro: las renovables.

¿Por qué las energías del futuro son las renovables?

El futuro energético está encaminado principalmente en reducir los alarmantes niveles de contaminación en la atmósfera que se están registrando en las últimas décadas. De hecho, en mayo del 2019 se registró un máximo histórico en emisiones de carbono (CO2) en el planeta.

Esto, sin duda, ha generado un cambio de perspectiva definitivo en el sector eléctrico, el cual es uno de los responsables de generar mayor cantidad de estos contaminantes de efecto invernadero que están vinculados directamente con el deterioro del medio ambiente, el calentamiento global y el incremento de diversas enfermedades en los seres humanos, desde respiratorias hasta cardíacas.

Ciertamente, una de las grandes ventajas de las energías renovables es que provienen de fuentes naturales e inagotables, como el sol, viento, agua, entre otros; lo que significa que no se agotarán como en el caso de los combustibles fósiles (petróleo y carbón).

Además, estas energías limpias tienen un costo nivelado de producción menor en comparación con la generada a través de combustibles fósiles.

¿Cuáles son las energías del futuro?

En México, hay que considerar que en la Ley de Transición Energética, el país puso como objetivo para el 2021 que el 30 por ciento de la energía se produzca a través de fuentes limpias o renovables. Aunque pueda parecer una propuesta ambiciosa, ciertamente el país cuenta con grandes oportunidades de aprovechamiento de fuentes naturales.

De acuerdo con datos del Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico (PRODESEN) de la Secretaria de Energía, se estima que entre el 2018 y 2032 se sumen 37 gigawatts (GW) de capacidad en energías limpias, en donde las tecnologías solar y eólica tendrían una representación del 70 por ciento del total de esta adición eléctrica.

Estas adiciones de energías renovables implican una inversión de en promedio de 60 mil millones de dólares, representando así el 67 por ciento de toda la inversión durante esos años en cuanto a generación de energía.

Las siguientes gráficas reflejan las adiciones de energías limpias que ya se han hecho en México a diciembre de 2018.


Cabe resaltar que una de las principales energías renovables con mayor impacto en México es la solar. Según datos de la Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex), el 85 por ciento del territorio mexicano se encuentra en una ubicación favorecedora para la captación de los rayos solares.


Además, en el 2018 el país tuvo una generación de energía solar aproximada a los dos mil 541 MWh, beneficiando así a 94 mil empresas y hogares en todo el territorio a través de la instalación de paneles solares en sus techos.

Ciertamente, las energías del futuro están centradas en las fuentes renovables, las cuales permiten el uso de tecnologías limpias, accesibles y amigables con el medio ambiente.